Adiós al colchón para ahorrar dinero

28/8/2020

El cariño que todos le guardamos al colchón es inmenso y no es gratuito; ese fue el lugar donde recibimos nuestras primeras monedas o billetes por parte del Ratón Pérez. También fue el sitio donde muchos de nosotros comenzamos a ahorrar escondiendo la plata; pues nos parecía lógico que nadie iba a buscar ahí, ni siquiera los ladrones. Incluso, el colchón se convirtió en un símbolo de ahorro para nosotros, parecido a la alcancía, porque creíamos que acumulando billetes “debajo del colchón” nos íbamos a volver ricos.  

Luego, un poco más grandes, nos abrieron la primera cuenta de ahorros e incluso el primer CDT para ahorrar (Certificado de Depósito a Término... ¿Qué?... más adelante lo explicaremos). Este momento de la vida fue importante porque nos “bancarizaron”, empezamos a tener contacto con algunos productos financieros. Aunque algunos se han resistido a crecer y prefieren seguir fieles a su colchón, usándolo no solo para dormir y descansar, sino también, para custodiar su preciado dinero en efectivo y así “ahorrar”.

El dinero y la seguridad

No nos digamos mentiras, no hay nada más extravagante y delirante que imaginarse acostado en un colchón lleno de billetes, incluso nos da la sensación de la imagen de Tío Rico McPato. Pero lo cierto es que esta práctica es dañina, no solo para la salud física (salubridad) sino también para la salud financiera de las personas. Nada será mejor que un ahorro esté generando más plata a través de la inversión, es decir que la plata esté generando más plata y evitar que tanto la inflación como los ácaros acaben con nuestro dinero.

Por esta y otras razones, aunque con nostalgia, hoy todos deberíamos decir: ¡ADIÓS AL COLCHÓN!, por lo menos como lugar para guardar nuestro dinero y “ahorrar”. Aunque algunos crean que nadie sabe en la casa de esos ahorritos escondidos (y muchos menos los ladrones), todos deberíamos saber que el dinero en el banco está más seguro porque todas las cuentas de ahorros en el país tienen cobertura de un seguro llamado FOGAFIN, el cual te responden hasta por 50 millones de pesos en el caso que cierre la entidad financiera donde tienes la cuenta. Además, todas las entidades financieras están vigiladas por la Superintendencia Financiera.

También, entre pagar con tarjetas, tener dinero cerca en cajeros y sucursales bancarias, y no tener que andar con altas sumas de dinero por la calle o estar corto de “cash” porque no sacaste lo necesario, es suficiente para decidirse por lo menos a guardar el dinero en una cuenta de ahorros… y nada de nervios. Siguiendo las recomendaciones mínimas de seguridad, la plata estará segura.

El dinero y la rentabilidad

Ahora bien, si vamos a hablar no solo de seguridad sino también de rentabilidad, el CDT es un producto sencillo que protege tu dinero de la inflación dándote una rentabilidad fija que generalmente está por encima de la inflación. Pero este producto financiero, llamado realmente Certificado de Depósito a Término, tiene una desventaja y es que significa literalmente: dejar esa plata quieta, sin poder tocarla, ni hacer uso de ella por un tiempo y luego de unos días o meses, regresar para que te entreguen rentabilidad. Es decir, antes de la fecha de vencimiento del CDT no puedes contar con ese dinero.

Este es un buen producto para aquellos que buscan una rentabilidad fija, así sea un poco más baja que otras alternativas, pero no tener la mínima posibilidad de perder. Digamos que puede ser para perfiles bien conservadores o para iniciarse en el mundo de las inversiones, en el mundo donde “el dinero trabaja por ti”.

Pero si eres de los que quiere ir por más que simplemente ganarle a la inflación o recibir el “alguito” que te da el CDT, ya saliste del colchón hace tiempo y nada te detiene, para ti están los FICs (Fondos de Inversión Colectiva), una opción en la que puedes encontrar desde CDTs y otros activos de bajo riesgo en un mismo lugar, hasta acciones y títulos de deuda (más volátiles). Y si aparte de invertir y querer obtener es, quieres te una parte de tu plata en impuestos, están los FPV (Fondos de Pensiones Voluntarias), en los que además de encontrar opciones de inversión muy similares a los FICs, también tienes la posibilidad de acceder a beneficios tributarios al momento de declarar renta y al momento de recibir las ganancias de tu inversión.

Ahorrar dinero es fácil

¿Es muy difícil escoger entre tantas opciones? ¡Tranquilo! No tienes que hacer cálculos al cuadrado, ni saber de trigonometría avanzada para tomar esta decisión, todo esto lo hace por ti un robo-advisor, el cual te ayudará a escoger la opción más adecuada según tu perfil de riesgo y el tiempo que quieras. Además, una vez escogido el fondo o los fondos a invertir (recuerda, lo importante es la diversificación) los administradores profesionales se encargarán del resto, quienes bajo su experticia (¡unos tesos!) estarán muy atentos a tomar las decisiones de inversión más adecuadas. Gracias a la tecnología, no necesitas ser millonario para que todos estos servicios trabajen para ti, incluso, desde bajos montos puedes comenzar a invertir y hacer crecer tu dinero.

Como ves, hay muchas opciones diferentes al colchón para guardar tu dinero. Dentro de estas, los FICs (Fondos de Inversión Colectiva) se convierten en una buena alternativa para empezar en el mundo de las inversiones y dejar de una vez por todas el colchón exclusivamente para lo que fue inventado: para descansar con tranquilidad mental y tranquilidad financiera sabiendo que tu dinero está en un lugar seguro, en manos de profesionales y además que está “trabajando por ti”.

Credicorp
InstagramInstagramInstagramFacebookLinkedIn
tyba es una plataforma digital que presta asesoría financiera y cuyo objetivo es brindarle a los colombianos acceso a inversiones, a través de cuentas ómnibus, en Fondos de Inversión Colectiva (los “FICs” o "Fondo” en singular). tyba ofrece portafolios de inversión a la medida de los usuarios, los cuales se crean con base a la diversificación, selección y asignación de riesgos de cada usuario. A la vez, tyba busca promover la educación financiera y reducir los costos de transacción.